El viento que agita la cebada: Introducción histórica

Tiocfaidh ár lá (Nuestro día llegará)


Cierre patronal de 1913 (Dublín)

La situación en Dublín en los primeros años de siglo XX era de estancamiento económico, que había durado casi cien años. Los sueldos eran bajos, las condiciones en los puestos de trabajo eran malas, y había una gran emigración hacia las ciudades del Norte, más industrializado.

En este panorama surge un nuevo movimiento sindical liderado principalmente por James Larkin, que funda el Irish Transport and General Workers' Union en 1909. Este sindicato se convierte en el referente de la lucha obrera en Dublín, si bien el socialismo de este nuevo movimiento es visto de manera crítica por los nacionalistas irlandeses.

Ante la amenaza que supone este nuevo sindicato, un consorcio de empresas irlandesas decide forzar a sus trabajadores a no unirse a esta nueva organización sindical e incluso a renegar de ella. La confrontación subsiguiente desemboca en un cierre patronal que durará ocho meses.

A lo largo de los meses del cierre patronal, se producen grandes estallidos de violencia. Las manifestaciones y reuniones de trabajadores son reprimidas duramente por la policía, muriendo varios huelguistas a causa de palizas o disparos.

Pese a la dureza de la situación, los sindicalistas de Dublín también reciben la solidaridad de trabajadores de otros lugares. Una de las ideas más importantes es el proyecto de que los hijos e hijas de los huelguistas estuviesen bajo el cuidado de familias de sindicalistas de otras partes del Reino Unido hasta que se resolviese la confrontación entre el sindicato y la patronal.

Ante la violencia ejercida por las fuerzas del orden, se crea el Ejército Ciudadano, una milicia socialista que tenía la labor de defender a los huelguistas frente a la represión. Esta organización estará bajo el mando directo de James Connolly, uno de los colaboradores más estrechos de Larkin, y participará en el Alzamiento de Pascua pocos años después.

Pese a la voluntad de lucha obrera, la situación de escasez y la progresiva disminución de la solidaridad, fuerzan a los sindicalistas a ceder tras ocho meses de disputa.

Alzamiento de Pascua de 1916

El Alzamiento de Pascua marca un punto de inflexión en la historia de la lucha irlandesa, ya que es el momento en que se unen la causa nacionalista y la lucha por el socialismo. La Hermandad Republicana Irlandesa, organización nacionalista que ejercía una gran influencia sobre la milicia armada Voluntarios Irlandeses, entra en diálogo con el Ejército Ciudadano encabezado por James Connolly para preparar una insurrección armada en Dublín con el objetivo de establecer una Irlanda independiente del Reino Unido.

Las fuerzas combinadas de los Voluntarios Irlandeses y el Ejército Ciudadano se alzan en armas el lunes de Pascua de 1916 y toman posiciones estratégicas en el centro de Dublín, atrincherándose los principales líderes de la insurrección en el edificio de la GPO (oficina general de Correos). La insurrección tiene una importancia vital en la lucha social irlandesa, no sólo desde una perspectiva nacional o socialista, sino que también tiene un importante componente de género: la Proclamación leída por Pearse en la GPO está dirigida tanto a hombres como a mujeres, y en el Ejército Ciudadano es llamativa la gran participación de mujeres armadas y el hecho de que mujeres estuviesen en puestos elevados de la jerarquía de la milicia.

La insurrección se mantiene durante seis días de duros enfrentamientos contra unas fuerzas británicas más numerosas y mejor equipadas, y Padraig Pearse, el principal líder del Alzamiento, se rinde a las fuerzas de ocupación británicas.

Días después, los líderes del Alzamiento de Pascua son ejecutados en la cárcel de Killmainham; James Connolly, gravemente herido, es el último en ser fusilado. Se hacen dos excepciones, conmutándose la pena tanto de Constance Markievicz (la 'Condesa Roja') como de Éamonn de Valera, la primera por ser mujer y el segundo por contar con nacionalidad estadounidense.

Ellos dos, junto con un numeroso grupo de participantes en la insurrección son enviados a un campo de internamiento en Gales durante algunos años.

Consecuencias del Alzamiento y antecedentes de la Guerra de la Independencia

La causa nacionalista en el momento del Alzamiento no contaba con un gran apoyo popular, pero esto cambió radicalmente tras las ejecuciones de los líderes, hasta el punto que a su vuelta a Irlanda, los prisioneros que habían estado en Gales fueron recibidos como héroes por la multitud.

En 1918, el Sinn Feinn consigue la mayoría en las elecciones a la Cámara de los Comunes Irlandesa. Los nacionalistas entonces deciden rechazar la autoridad del Reino Unido y proclamar la independencia de Irlanda. Se establece un parlamento irlandés independiente, el Dáil Éireann, que sólo es reconocido internacionalmente por la Unión Soviética.

Se forma el IRA para la defensa del Dáil y de la causa republicana.

Guerra de la Independencia

En 1919 comienza la guerra entre el recién creado IRA y las fuerzas británicas. El IRA lleva a cabo tácticas de guerra de guerrillas, que se oponen a la confrontación abierta del ejército británico y la brutal represión civil realizada por los 'Black and Tans'(negro y caqui) y los 'Auxiliares'.

El gobierno británico es finalmente llevado a la mesa de negociación en 1921.

Rehusando Éamonn de Valera, presidente del Dáil, a comparecer en la negociación si no lo hacía asimismo el monarca del Reino Unido, son el vicepresidente Arthur Griffith y el brillante jefe militar del IRA Michael Collins los responsables de la negociación.

Se pacta el Tratado Anglo-Irlandés, por el cual se acepta la creación de un Estado Libre Irlandés, perteneciente a la Mancomunidad Británica de Naciones, reconociendo al monarca británico como su máximo líder y teniendo la obligación de jurarle lealtad. Asimismo, seis condados de los nueve de la provincia de Úlster quedan bajo dominio directo del Reino Unido, así como diversos puntos comerciales y estratégicos a lo largo de toda la isla.

Esto produce un desacuerdo entre los líderes irlandeses. La facción pro-tratado defiende que es lo mejor que pueden conseguir si el imperio más poderoso del momento les amenaza con la 'guerra total'; los contrarios al Tratado, bajo la dirección política de Éamonn de Valera, rechazan al nuevo Estado y deciden seguir combatiendo por la independencia completa de toda la isla de Irlanda.

Así, el IRA anti-tratado se enfrenta al ejército del nuevo Estado liderado por Michaell Collins.

Guerra Civil

Durante un año se producen enfrentamientos entre el ejército del Estado Libre de Irlanda y las fuerzas del IRA. Presionados y apoyados por el Reino Unido, el nuevo Estado establece la ley marcial por la cual podía ser ejecutada toda persona que llevase armas o munición, aunque fuese una sola bala, y ejerce una brutal represión sobre los contrarios al Tratado, encarcelando y ejecutando a los disidentes en la cárcel de Killmainham.

A lo largo del conflicto, Arthur Griffith muere “de angustia”, y poco después Michaell Collins es ejecutado por el IRA en Cork.

Eventualmente, el ejército del Estado Libre se muestra superior a las fuerzas del IRA, y los militantes anti-Tratado se rinden después de casi un año de guerra civil.

Consecuencias de la Guerra Civil y años posteriores

Éamonn de Valera, antiguo presidente del Dáil y líder no-militar de la oposición al Tratado, es encarcelado hasta 1924. Tras su liberación decide continuar la lucha por la independencia por medios exclusivamente políticos; después abandona la presidencia del Sinn Féin para fundar el Fianna Fáil, de tendencia nacionalista pero liberal. En 1932, el Fianna Fáil gana las elecciones y Éamonn de Valera se convierte en el presidente del Estado Libre.

En 1949, tras la desaparición nominal del Estado Libre en 1937, Irlanda se constituye como República y sale de la Mancomunidad Británica de Naciones.

Hasta el día de hoy, seis de los nueve condados del Úlster siguen bajo control británico.

Socialismo y lucha irlandesa de liberación nacional

El marxismo se une con el movimiento independentista irlandés en el Alzamiento de Pascua de 1916.

Durante la Guerra de la Independencia, coexisten líneas de pensamiento socialistas herederas de la postura de James Connolly con posiciones nacionalistas inter-clasistas.

La diferencia entre estas dos posturas se agudiza tras el Tratado Anglo-Irlandés y durante la Guerra Civil. El Estado Libre Irlandés deja atrás las posiciones de clase y de liberación de género tan novedosas en 1916, y se convierte en un Estado conservador, autoritario y marcadamente religioso.

Los comunistas dentro del IRA se oponen al Tratado, organizándose y formando el Partido Comunista Irlandés en 1921, durante las negociaciones.

El Partido Comunista inicia relaciones con la Komintern, y durante la Guerra Civil presentan a los líderes militares del IRA propuestas concretas para dotar definitivamente al movimiento republicano de un carácter de clase y revolucionario. Aunque la propuesta es bien acogida, el IRA se decanta definitivamente por una oposición puramente militar al Estado Libre.

El Partido Comunista sigue combatiendo dentro del IRA contra el Estado Libre hasta el final de la Guerra Civil.

En 1936 el Partido Comunista de Irlanda organiza la participación de voluntarios irlandeses en las Brigadas Internacionales, integrados en la columna James Connolly dentro del Batallón Lincoln, para no coincidir con los ingleses, e integrados en la XV Brigada Internacional del Ejército Popular Republicano. Sesenta de ellos murieron durante la Guerra Civil, entre ellos cayó en el Frente del Jarama el comandante y poeta Charles Donnelly de 23 años.

“All changed, changed utterly:

A terrible beauty is born.”,

WILLIAM B. YEATS, Easter 1916